READ IN: English

Después de 13 años controlando todos los aspectos de la vida de la estrella del pop, el padre de Britney Spears renuncia a seguir con su tutela legal. Sin embargo, esto no provocaría que la cantante fuera libre del todo porque se delegaría la función de tutor a otra persona. 

Un año lleno de batallas legales y la presión del movimiento #FreeBritney han provocado que el padre de Britney Spears haya decidido renunciar a la tutela de su hija. Desde 2008 Jamie ha supervisado minuciosamente las decisiones judiciales, la agenda y los detalles más minúsculos de la artista de 39 años, después de que sufriera un colapso nervioso por la presión pública.

“Señoría, mi padre debería estar en la cárcel”, dijo la propia cantante el pasado junio ante una jueza. “La custodia no tuvo ningún sentido desde su inicio. Le pago a gente para que me controle. He trabajado desde los 17 años y esta custodia es un abuso”. Se trata de un paso más en favor a la voluntad de Britney, que lleva meses expresando el rechazo que siente hacia su padre.