READ IN: English

En los tiempos que corren, las videollamadas se han convertido en una obligación más de nuestro día a día, y estamos hartos. Los investigadores de la Universidad de Standford han publicado un estudio que revela cuáles son las causas de la llamada “fatiga del Zoom”.

zoom

Camisa arriba, pantalón de pijama abajo. Seguro que este ha sido uno de tus looks durante las interminables reuniones por Zoom a las que ya estamos más que acostumbrados. Y por qué no decirlo, también cansados. De hecho, esta sensación ya tiene nombre: “Zoom fatigue”. Un equipo de investigadores de Standford ha revelado en un estudio cuatro razones principales que provocan este agotamiento físico y mental derivado de los meetings a distancia por vídeo.

El informe ha sido publicado en la revista Technology, Mind and Behaviour, y sostiene que uno de los motivos culpables de esa fatiga es el exceso de contacto visual que mantenemos durante las videollamadas. Todos los participantes de la reunión se muestran en la pantalla al mismo tiempo y realmente, en un espacio bastante reducido si lo comparamos con la realidad. También, verse a uno mismo en la pantalla es otra de las causas de la fatiga causada por Zoom. Por otro lado, estar sentado durante horas en el mismo sitio tampoco trae nada bueno, pero para eso no necesitábamos un estudio. Y cómo no, el estar tratando de comunicar e interpretar los mensajes no verbales de nuestros compañeros también puede provocar una sobrecarga cognitiva.

¿Y cuál es la solución? Algunos consejos sugeridos por el informe son: reducir el tamaño de la ventana de la videollamada o directamente, permitirse descansos de “solo audio” apagando la cámara un rato.

Puedes leer más noticias sobre tecnología aquí.