READ IN: English

Baby Phat regresa para seguir celebrando las curvas, la piel negra y la cultura callejera al más puro estilo Y2K.

Baby Phat

La importancia del regreso de Baby Phat va mucho más allá de lo estético. Se trata de la recuperación de una marca presidida por una mujer negra, Kimora Lee Simmons, que reivindica y promueve el estilo Black Street. El verdadero, el original. Ese que han robado muchas instagramers blancas, ese que surgió décadas antes de que el blackfishing inundara las redes sociales.

La firma nace en 1999, entre móviles con tapa y pantalones Juicy Couture de tiro bajo. Era una filial de Phat Farm, la marca de ropa de su ex marido Russell Simmons, que acabaría convirtiéndose en la línea más famosa de la firma. Cuando Russell vendió su parte de la empresa, Kimora Lee se convirtió en la embajadora total de la firma. Las divas del hip hop de la época como Lil’ Kim, Missy Elliott o Mary J Blige llevaron sus diseños.

Lil Kim

Pero especialmente fue gracias a Tyra Banks en “Next Top Model” cuando Baby Phat ya se convirtió en una firma imprescindible para todas las adolescentes del mundo a principios del milenio. Minifaldas cortas, botas altas, escotazos y diamantes falsos. La estética Y2K en su mayor esplendor. Y así, Kimora Lee se convirtió en una mujer multimillonaria que tuvo, incluso, su propio reality de televisión, “Life in the Fab Lane”.

Antes de todo ello, Kimora Lee ya había estado bajo el ala de uno de los más grandes de la industria. El diseñador recientemente fallecido Karl Lagerfeld la contrató como modelo de Chanel cuando ella apenas tenía quince años. Y, curiosamente, Lagerfeld confesó que se influenció mucho por la estética de la entonces modelo. Una mezcla que se nos antoja irreconciliable y que, sin embargo, se anticipó a la hibridación de lujo y street que vivimos hoy día. Porque, ¿quién diría a finales de los 90 que Supreme y Louis Vuitton acabarían creando una colección juntos?

Baby Phat se ha convertido en una firma de culto y en un icono en la industria que se ha mantenido incluso estos años posteriores sin la marca ya vigente. La firma celebra las curvas, la piel negra y la cultura callejera. Abraza la historia de una identidad y rinde homenaje a la silueta de la mujer. Todo ello bajo el mandato de una mujer negra como embajadora. La revolución estaba más que servida.

El renacimiento de Baby Phat será este verano, según ha anunciado la diseñadora. Esta vez llevará el rumbo junto a sus hijas adolescentes, que según afirma son la razón principal por la que ha decidido el resurgir de la marca: según Kimora Lee, los jóvenes necesitan el mensaje que Baby Phat quiere transmitir. Porque, además de los elementos nostálgicos que nos traerá el regreso de la firma, también se incorporarán “nuevos mensajes” que prometen pregonarse a voces.

Aaliyah x Baby Phat

Y, por supuesto, “Baby Phat será propiedad de mujeres, dirigida por mujeres y, como siempre, diseñada por y para mujeres”, afirma la embajadora. La revitalización de la cultura negra de principios del milenio vuelve ahora con un panorama bastante propicio gracias a la consolidación de lo street, a la vuelta a la estética Y2K y a las redes sociales como altavoz y escaparate. Definitivamente, estamos preparados.

@babyphat