READ IN: English

Charlotte Knowles es, en primer lugar, una diseñadora que celebra la belleza que reside en lo femenino y sus formas. Y en segundo, una firma semidesconocida y rebosante de talento, una de esas pocas que desde HIGHXTAR. aseguramos como una apuesta de futuro segura.

Charlotte Knowles

A pesar de contar con menos de 2 años de vida, la marca de la diseñadora de Hampshire ya tiene una personalidad única y muy definida, que expone y deja ver su mensaje con tanta claridad como hacen sus diseños con el cuerpo femenino.

Desde su debut en septiembre de 2017 para la SS18 -encuadrado dentro del proyecto sin ánimo de lucro Fashion East London, encargado de apoyar y dar visibilidad a los nuevos talentos del mundo de la moda- Charlotte ha sido clara con el mensaje que tiene para el mundo de la moda: ayudar a derribar la visión y sexualización de la figura femenina en la industria, construida en su mayor parte por hombres.

Knowles nos invita a reflexionar sobre las contradicciones sociales que se le imponen al cuerpo femenino, esas que aceptan la semidesnudez en la playa y la convierten en motivo de escándalo fuera de ella, con diseños plagados de transparencias, en los que la ropa interior en forma de corpiños o camisones se visibiliza hasta convertirse en protagonista y se fusiona con una estética más industrial en la que toman presencia cinturones, correas o fundas de muy diversos estilos y materiales.

Charlotte Knowles SS19

Todas estas piezas, tan delicadas y agresivas al mismo tiempo, son la muestra perfecta del trabajo de una diseñadora que pretende poner en relieve el debate sobre la libertad del cuerpo femenino y la idea de cambiar el concepto de su sexualidad. Mostrando la anatomía de la mujer como mayor influencia en la construcción de la colección, intenta romper con el modelo actual, más basado en los deseos masculinos que en la autoafirmación de la femineidad de cada una.

En resumen, Charlotte Knowles (@charlotteknowleslondon) sabe de la importancia de evolucionar nuestra visión de la moda femenina, y no existe una explicación más rotunda e incontestable que la suya: “porque soy una mujer“.