READ IN: English

La moda ha sido durante mucho tiempo un vehículo fiable para el escapismo de la cotidianidad- ofreciendo, como bien dijo Bill Cunningham una vez, “la armadura para sobrevivir a la realidad de la vida diaria”.

Os dejamos los desfiles que verdaderamente han impactado la cultura, redefinido el paisaje de la moda e incluso cambiado la forma en que nos vestimos.

Aunque no podamos salir de casa, y mucho menos pensar en lo que pueden traer las temporadas de moda de junio y septiembre, lo que sí podemos hacer es dar un paso atrás y volver a revivir los momentos que han demostrado ser transformadores para la industria. Aquellos que proporcionaron el plano para los diseñadores contemporáneos y que, aun hoy, continúan inspirando a toda la industria.

JEAN PAUL GAULTIER FW84

Es innegable que el célebre sostén cónico de Gaultier es todo un verdadero icono de la marca. Madonna lo popularizó durante su gira Blond Ambition de 1990, pero la pieza apareció por primera vez seis años antes, en el show de AW84 del diseñador.

Si bien la silueta ha llegado a definir desde entonces la marca de Gaultier, el diseñador afirmará más tarde que la forma fue construida inicialmente pensando en su infancia.

MAISON MARTIN MARGIELA SS90

En el otoño de 1989, en un patio abandonado en el distrito 20 de París, Martin Margiela montó un desfile distinto a todo lo que el mundo de la moda haya visto jamás: los asistentes se colocaron por orden de llegada; el front-row estaba lleno de niños del colegio; las modelos tropezaban; la pista era irregular. Los críticos lo detestaron. A la industria le encantó.

Para cuando empezó el espectáculo, nadie sabía quién era editor o quién era vecino. “Martin odiaba las invitaciones impresas con caligrafía. Así que como era un parque infantil, pensamos que sería una idea hacer que las invitaciones fueran dibujadas por niños”.

“Nada en la moda ha tenido más impacto emocional en mí que el tercer show de Margiela” dijo el mismísimo Raf Simons.

Sigue tan presente que, de hecho, Martine Rose celebró su show FW20 en la escuela primaria de su hija.

GUCCI FW95

“Realmente podría haber sacado cualquier cosa por esa pasarela”, dijo Tom Ford a Cathy Horyn en 2015. “Era un momento en el que nadie miraba nada de lo que yo hacía”. Aunque parezca insondable ahora que Ford, el hombre que sacó vello púbico en una campaña publicitaria de alta costura, realizó exitosas temporadas en Yves Saint Laurent, y posteriormente dirigió dos películas de Hollywood, estaba siendo ignorado en los 90, no fue hasta esta colección de Gucci cuando finalmente obtuvo el foco de atención.

THIERRY MUGLER FW95

Transmitido en su momento por la televisión francesa, el desfile de Mugler de 1995 ha sido descrito desde entonces como “El Woodstock de la moda” por el New York Times, aunque los términos “inolvidable”, “culto” e “icónico” también son descriptores bastante utilizados para definirlo. Un comentario de YouTube simplemente dice lo que es: “Esta es la cosa más ridículamente glamorosa que he visto en toda mi hastiada vida”.

PRADA SS96

Descrita por Tim Blanks como “la colección de Prada más bonita y la más fea”. Sin duda, “Banal Eccentricity” fue un momento decisivo para Miuccia Prada. Justo 18 años después de que se hiciera cargo del negocio familiar, fue comparado por Alexander Fury con el “New Look” de Dior. El show dejó claro que Prada era, y es, un actor importante dentro del entonces muy masculino negocio de la moda.

ÇOMME DES GARCONS SS97

Oficialmente titulado “Body Meets Dress, Dress Meets Body”, la oferta de la SS97 de Rei Kawakubo (en gran parte conocida como la colección “Lumps and Bumps”), fue significativa hasta el punto de superar a la industria de la moda ya que ofreció una propuesta diferente a lo que todo el mundo estaba haciendo. “No esperaba que fueran prendas fáciles de usar todos los días”, anotaría más tarde en el libro UNLIMITED: COMME des GARÇONS. 

RAF SIMONS SS98

“Black Palms”, el nombre tanto de la colección SS98 de Raf Simons como del libro que la acompañó, fue la sexta oferta sartorial del diseñador belga y la segunda que se presentó con un desfile, pero sigue siendo para muchos su propuesta más importante.

¿Sabías que el casting de modelos fue a través de anuncios de radio?

ALEXANDER MCQUEEN SS01

Es cierto que la mayoría de las colecciones de McQueen marcaron un antes y un después. Sin embargo, el show de 2001 del diseñador, titulado Voss, estuvo a otro nivel.

Pocos (si es que hay alguno) desfiles de moda se han acercado a dejar la misma sensación. “Era como estar en una película de Kubrick”, dijo Michelle Olley, protagonista indiscutible del show.

YVES SAINT LAURENT SS02

Las despedidas siempre suelen ser icónicas. Los diseñadores buscan coronarse y así retirarse siendo recordados como grandes. El final de la carrera de Yves Saint Laurent no iba a ser menos. El show, que duró más de una hora, dio para bastante.

El desfile fue seguido por más de 3.000 personas: 2.000 invitados que asistieron al espectáculo en el Centro Pompidou de París y otros mil que se reunieron en el exterior para presenciarlo desde una gran pantalla.

VIA: DAZED