READ IN: English

Thicc Strip está fundado por mujeres de talla grande que quieren reivindicar sus curvas.

Thicc Strip

“Thicc Strip es una fiesta, una noche de stripping, y la celebración de todas las mujeres”. Así se define el colectivo, un show de streaptease body positive que aúna arte, activismo y seducción. La idea nace de la unión de Alison Stevenson, Linda Douglas y Elizabeth Flores, un grupo de mujeres que pretenden acabar con la idea de que un cuerpo gordo es antiestético, poco deseable y sin atractivo sexual.

Lejos de los estudiados ángulos de las fotos de Instagram y de los retoques de las aplicaciones de belleza, Stevenson, Douglas y Flores encarnan la antítesis de la búsqueda por el cuerpo que ansía la sociedad del siglo XXI. Ellas pelean por sus principios en el escenario, sin filtros, abrazando una realidad que hoy día sigue provocando incredulidad: les gusta su cuerpo y lo muestran sin tapujos.

Thicc Strip

No se trata de algo cómico ni de parodiar su físico, a pesar de lo que muchos puedan pensar al ver cómo Alison Stevenson se define como una “fat slut” (una “puta gorda”). Para ella, la frase es una autodefinición, sin bromas. Abrazar lo que es y no ocultarlo. Tampoco se trata de fomentar el ‘BBW’ (‘Beautiful Big Woman’, o atracción sexual por mujeres gordas), sino de concebirlas como mujeres, fuertes y seguras, y no como meros fetiches sexuales por su peso.

Linda Douglas, Alison Stevenson, and Elizabeth Flores

La acogida de la presentación del show ya fue brutal. Un recibimiento extraordinario por parte del público que aniquila la idea de que sus cuerpos no son válidos o de que la celulitis y el vello corporal anulan lo sexy. El dinero recaudado reafirmó el éxito, aunque no todo es para ellas. Parte de las ganancias se destina a un centro de mujeres sintecho de Los Ángeles. El resto, para las bailarinas del show, que unas veces son streapers profesionales y otras veces simplemente aficionadas.

Thicc Strip acoge sin miramientos ni condicionantes rancios. La máxima es amar tu cuerpo, saber moverte en la barra y dejar la vergüenza en casa. El show es un esfuerzo colectivo por normalizar la gordura, sin pretender usar eufemismos ni vestimentas que oculten lo que hay que ensalzar.