READ IN: English

Es la compañía de ropa de mayor crecimiento en el mundo en cuanto a ganancias del mercado de valores, y posiblemente ni siquiera la conozcas. La empresa Li-Ning está creciendo más rápido que ninguna. Sí, incluso más rápido que Nike.

Li-Ning

Li-Ning Sports Goods Co. es la firma del gimnasta chino tres veces medalla de oro olímpica Li Ning. Este es solo el teaser, ahora viene el punto fuerte. La marca presume de un valor de mercado de 6,88 mil millones de dólares y su precio en la bolsa hongkonesa ha aumentado un 200% en lo que llevamos de 2019. De hecho, tan solo en esta última semana han subido un 33%. Es imposible ignorarla. La compañía Bloomberg ya la ha catalogado como la empresa de ropa más importante a nivel mundial. Por poner un ejemplo: las sneakers Furious Rider Ace de Li-Ning ya comparten escaparate con las Triple S de Balenciaga o algunas Yeezy de adidas en SSENSE.

Li-Ning

Li-Ning no es nueva. La firma se fundó en 1989 y ha aprendido rápido cómo bucear en este océano de fast fashion lleno de tiburones. Tener a una gran estrella del deporte como imagen de marca supone un éxito desfasado. Puede que tú no estés familiarizado con la gimnasta de nombre homónimo, pero lo cierto es que se trata de una referencia hipercélebre en su país natal.

Pero el mercado local no era suficiente. El gimnasta y fundador decidió extender sus brazos para abarcar un territorio internacional, colaborando con la Asociación Nacional de Baloncesto, con estrellas como el jugador de basket Dwayne Wade o el rapero Rick Ross, o poniendo su huella en varios Juegos Olímpicos. Lo cierto es que la presencia de la NBA en China tiene un valor estimado de 4 mil millones de dólares, así que no ha sido en absoluto una mala decisión. El baloncesto ha sido, es, y será crucial para el crecimiento de Li-Ning. También el mercado estadounidense es un must, y Li-Ning lo sabe. La marca ya ha fichado al ex ejecutivo de adidas Liad Krispin y ha presentado sus propuestas en la NYFW.

Li-Ning

No se trata solo de una estrategia pulida y bien atada. El panorama que rodea a la empresa, desde el escenario político hasta el creciente interés por la moda deportiva (llegando incluso a desbancar el mercado de lujo en China), han sido algunos de los factores que no cesan de dar empujones para que Li-Ning siga siendo la reina del fashion system. El país asiático siempre ha tenido una fijación extraordinaria por el sportswear, pero sus referentes se han basado en empresas con sede norteamericana. Ahora, la situación está dando un giro y apunta hacia un patriotismo sorprendente.

Eso sí, no todo es de color de rosa. Li-Ning se ha visto juzgada de plagio por desarrollar acciones y estéticas que beben de su competidora Nike. Según el Wall Street Journal, incluso el logotipo de la firma evoca inevitablemente al Swoosh. Para otros, estas similitudes no tienen nada que ver con su éxito. “Si ahora tenemos la misma calidad en productos de China, ¿por qué comprar algo de fuera?”, dice un chico pekinés al diario de Nueva York. Quizá Nike esté preparando la respuesta.

Li-Ning