READ IN: English

Aunque la pandemia nos ha afectado a todos, en mayor o menor medida, las nuevas generaciones se han visto muy perjudicadas. El 42% de los jóvenes que tenían ingresos medios antes de la pandemia pasaron a tener un nivel de ingresos bajo o a quedarse sin ellos. Entre los que tenían ingresos bajos, el 44% no ingresó nada.

Está claro que las marcas de lujo habían encontrado en las generaciones más jóvenes un futuro esperanzador para el sector. Sin embargo, según modaes, la media de ingresos de la población joven es hasta un 45% inferior a la de antes de la pandemia, y muchos de ellos no han ingresado nada entre marzo y agosto.

Además, por si esto fuera poco, el paro juvenil en España duplica la media de Europa. Según Eurostat —la Oficina de Estadística de la Unión Europea—, casi el 41% de los jóvenes españoles están desempleados, más que duplicando la media europea del 17,1%. De hecho, España es el país con más paro entre los jóvenes de toda Europa.

Los mayores de 25 están en una situación todavía peor. Cuando ya casi habían conseguido superar la crisis del 2008, llega una pandemia mundial. Al destruirse la mayoría de contratos laborales, se ven de nuevo en la misma situación que hace una década.

Si echamos la vista atrás, a principios de 2020, cuando no teníamos ni idea de la que se venía, uno de cada tres jóvenes ya estaba en riesgo de exclusión social. Y el 55% de esta población estaba sometida a contratos temporales. Imaginaos ahora.

Algunos expertos ya los han calificado como la “Generación Covid”, una generación perdida.