READ IN: English

Google está intensificando sus restricciones contra la propagación de las fakes news, especialmente de aquellas relacionadas con la COVID-19. Es por ello que prohibirá los anuncios que promuevan teorías conspirativas sobre la enfermedad.

La empresa ya ha eliminado más de 200 millones de anuncios sobre conspiraciones. Y seguirá haciéndolo a través de filtros y revisiones tanto humanas como mecánicas. Las compañías que violen repetidamente la nueva política de Google también podrán ser expulsadas de la plataforma de anuncios del motor de búsqueda de forma permanente.

La decisión de endurecer las restricciones se tomó después de un estudio que indicó que Google ganaba más de 19 millones de euros en ingresos publicitarios de sitios web que promueven la desinformación.

Estamos de acuerdo en que el conocimiento científico se nutre de investigaciones, una gran cantidad de pruebas irrefutables y muchas revisiones antes de darse por aceptado. Por eso, es necesario combatir la desinformación. Pero ¿y si las teorías conspirativas fuesen ciertas y por eso las prohíben? Suena a imposible pero viendo cómo avanza la simulación ya nada nos extraña.