READ IN: English

«Reconocer públicamente a alguien de forma positiva». Así define el Urban Dictionary el término ‘shout out’. «Hacer notable su presencia»Frente a un vergonzoso estándar de presencia casi exclusivamente blanca en todos los medios – sí, también en este – en Highxtar hemos decidido crear un espacio alternativo para asegurar una contrapartida al relato hegemónico, para prestarle voz a los silencios. ¿Dónde están las figuras creativas racializadas? ¿Qué lugar ocupan en la moda, en el arte, en el diseño, en la fotografía, en la literatura?

HIGHSHOUT. es una nueva sección que pretende servir de ventana y altavoz para aquellxs artistas y creativxs racializados, pero también para aquellxs cuyas experiencias o cuyo trabajo estén íntimamente relacionados con el racismo y la falta de visibilidad de estos colectivos. «Estamos muy abiertos a cualquiera que se sienta identificado con esta nueva sección». Cedemos el tablero de juego al fotógrafo Sergio Pontier (@sergio____p) y al estilista Jose aka Gooseed (@gooseed) para que sean ellos quienes decidan la partida. Ambos se pondrán al mando de este espacio mensual que acogerá entrevistas, contenido exclusivo, arte, lucha social y política. Hablamos con ellos.

Gooseed

Jose aka Gooseed (@gooseed)

Highxtar (H) – Primero, una breve presentación. ¿Quiénes sois y a qué os dedicáis?

Sergio (S) – Yo soy Sergio, tengo 17 años, vivo en Madrid y me dedico a la fotografía, además de estudiar segundo de bachillerato. Mi fotografía no se especializa en nada en concreto, hay áreas que me interesan más que otras, como la moda o la documental, pero sí me suelo centrar en los retratos o paisajes; me gusta retratar a las personas tal y como son, naturalmente. 

El paisaje (unido a la fotografía documental) es algo que me atrae mucho, sobre todo por colores y composiciones, ya que muchas veces me puedo ver atraído ya sea por una casa o por el mismo cielo. Es curioso el hecho de que podamos encontrar algo bonito en cosas simples o poco difíciles de encontrar. En cuanto a la documental, es un poco lo mismo, me gusta mucho fotografiar las cosas para que se vean tal y como son, buscando siempre una belleza que va más allá de la simplicidad de las cosas que fotografío.

Jose (J) – Soy Gooseed. Tengo 27 años y vivo entre Madrid y Toledo. Tras dedicar unos años a estudiar turismo y diseño gráfico, decidí centrarme en la industria de la moda especializándome en estilismo.

Sergio

Sergio Pontier (@sergio____p)

H – A partir de ahora estaréis al mando de HIGHSHOUT: una nueva sección que pretende dar voz a figuras racializadas de la moda, el arte y otras industrias. ¿Cómo elegiréis a los participantes? ¿Qué criterios deben reunir?

J – Creo que, ante todo, se podría decir que son personas con un talento evidente y que, por supuesto, el hecho de ser racializados les haya llevado a sentirse desplazados o no representados dentro de una escena «general», por decirlo de alguna manera. A partir de ahí, estamos muy abiertos a cualquiera que se sienta identificado con esta nueva sección.

S – Creo que la idea de este proyecto no es centrarse en un criterio concreto de artista, sino en un prototipo de persona que, como es comprensible, haga algo diferente –que ya es común entre nosotros, ya que pienso que la gente racializada tendemos hacia un arte que va más allá de la tendencia general, ya sea por nuestras vivencias o cultura–, algo que realmente salga de lo convencional y vaya más allá de lo básico, que merezca ser enseñado porque destaca, porque es innovador e interesante, fuera del hecho de que esta persona sea racializada. Y como dice Jose, estamos abiertos para ver qué tiene que enseñar todo el que se pueda sentir parte de ella.

gooseed 2

Work by Gooseed

H – El hecho de que un medio, como ahora intentamos en Highxtar, decida darle voz a estas personas racializadas que se han sentido desplazadas parece un síntoma de que la sociedad está cambiando. Estos últimos años parece que la sociedad está cada vez más concienciada y despierta. Pero, ¿cuánto de verdad hay en esto?

S – Bueno, creo que se ha de diferenciar el hecho de que la gente esté más despierta del hecho de que el tema esté más candente. Recientemente hemos presenciado sucesos horribles en cuanto a este tema se refiere, y estos han llevado a todo el mundo a reflexionar sobre que esto es algo que tiene que cambiar sí o sí, uniéndose a la labor del cambio y ayudando. Sin embargo, hay una gran cantidad de gente que es notable que no cree en todo esto, cree que es algo del pasado y que todo lo que hay ahora es “película de EEUU” y siendo incapaces de reconocer y abrirse a entender que hay ciertos comportamientos, actitudes o maneras de ser o ver este tema que han de ser bastante retocadas.

En resumen, pienso que la gente es consciente del tema, pero no está del todo despierta, ya que muchos parecen incapaces de educarse por su cuenta para cambiar las cosas y solo son capaces de ello si hay alguien al que le afecte directamente de por medio (alguien racializado) y que les dé un toque de atención.

Se ha de diferenciar el hecho de que la gente esté más despierta del hecho de que el tema [del racismo] esté más candente.

Quiero remarcar especialmente casos en los que de no ser porque tienes un amigo racializado que te enseña que x cosa o y cosa está mal decirla o hacerla, no hay ningún medio por el que la gente pueda educarse y/o aprender que esas cosas están mal. Y decir que, a pesar de que se encuentran muchos casos así, nos encontramos también con la maravilla de que existe gente abierta, como en vuestro caso o en el caso de otros que sí apuestan por el progreso.

J – Yo lo veo como una carrera de fondo donde hay cada vez más gente remando a favor. Pero esto no quiere decir que esto haya solucionado o diluido el problema, ni mucho menos. La creación de esta sección es un ejemplo. No es necesario demandar un espacio donde a fin de cuentas lo que se trata es de reconocer a gente que quizás de otra manera no lo estaría, pero por esa misma razón es algo de agradecer. Así es como lo veo en este momento.

Sergio Pontier Photography

Work by Sergio Pontier

H – Esto que dice Sergio de saber diferenciar que la gente esté despierta a que el tema esté candente lo he visto últimamente en muchos ejemplos. No sé si os acordáis de uno de los últimos desfiles de Jacquemus, donde había mucha presencia de modelos negras, para después descubrirse que absolutamente todo el equipo creativo era blanco. Casos así demuestran que el antirracismo puede ser una máscara para exponerse ante el público cuando interesa: gente no despierta que aprovecha que el tema está candente.

S – ¡Exacto!

H – ¿Vosotros habéis tenido experiencias propias similares? ¿O recordáis algún ejemplo parecido?

S – La verdad es que no te puedo hablar en primera persona de casos que haya vivido yo como el de Jacquemus, pero sí te puedo hablar en primera persona de experiencias con gente más cercana o familiar, digamos. Ya que yo me muevo en un entorno un poco mixto, al haber crecido un poco entre ambos siempre he tenido mi grupo de gente blanca y mi grupo en el que hay más mezcla o casi todos somos negros o afrodescendientes. En mi grupo de gente blanca he sido yo el que ha tenido que enseñar a mis amigos (o a muchos de ellos) a respetar y a eliminar muchos aspectos de su habla o forma de dirigirse a ti, y muchas veces no es fácil, porque la poca comprensión de la gente no ayuda, pero sí que en mi caso mis amigos han sido comprensivos.

J – Yo he crecido en un entorno 100% blanco y eso de alguna manera te marca. En mi caso, durante la adolescencia no supe encontrar unos referentes claros más allá del rap o el basket y eso te hace pensar que estás en un oasis cuando realmente no es así.

Se te cuestiona por ser negro en algunas situaciones, pero también por «no ser suficientemente negro» o incluso por actuar «como un blanco» y te hace parecer que caes en tierra de nadie. Todo esto me hizo cuestionarme mi identidad bastantes veces. No te aceptas tal y como eres porque caes en el error de creer demasiado en la opinión de los demás y acabas por no aceptarte a ti mismo, ya que en todo momento eres juzgado de manera superficial tanto física como mentalmente.

No puedo decirte un ejemplo concreto, pero sí es cierto que las constantes paradas que te hace la policía (algunos incluso estando fuera de servicio), que en la escuela se te trate de deficiente porque no estás motivado o en el día a día cuando vas de camino al trabajo o vuelves a casa de madrugada y la gente se agarra el bolso, abraza fuerte a su novia o no poder promocionar en el trabajo porque «no queda bien» son algunas de las cosas que he vivido.

Kenny with his cap, 2020

Work by Sergio Pontier

Se te cuestiona por ser negro en algunas situaciones, pero también por «no ser suficientemente negro» o incluso por actuar «como un blanco».

S – No podría estar más de acuerdo con Jose, creo que los dos hemos tenido la misma experiencia (nosotros y toda la gente que sea como nosotros, crecida aquí). Yo, personalmente, me he visto alguna vez en una crisis de identidad y de no saber qué soy, ya que ambos polos te dan opiniones contrarias, acabando ambas en un: “tú no perteneces a nuestra gente, pero tampoco a su gente”.

H – Y sobre esta concienciación que me comentas que has tenido que enseñar a gente blanca, ¿qué os pareció la acogida que tuvo el movimiento BLM? ¿Os creéis en general esa implicación masiva de las marcas, empresas, gente blanca en general?

S – No, desde luego no, o por lo menos, no en la gran mayoría. Sin embargo, está claro que hay casos y casos. Me parece que es muy fácil para todos subirse al carro, sobre todo cuando no eres tú al que le afecta. Es muy fácil decir x cosa y hablar de x cosa, y con esto no quiere decir que cualquier persona que se haya concienciado gracias al BLM (que ya es algo bueno)  me parezca que no tiene palabra o voto. Sin embargo, se contrasta muy fácil quién está realmente por la labor y quien es inconsistente, superficial  o incluso interesado con el tema.

Con ese no me refiero en muchos casos, la gente le interesa por la aceptación social y demás, pero sin embargo el caso de la NBA es un ejemplo claro, ya que aunque mucha gente no lo sabe, se pusieron dorsales con nombres reinvindicativos sobre el tema. Sin embargo, este tipo de camisetas con estos dorsales no se vendieron, he ahí un claro ejemplo de lo que es el desinterés de la causa, además de que la implicación de la asociación sigue a la misma intensidad a día de hoy.

H – ¡Vaya! No conocía eso de los dorsales de la NBA.

S – El tema de los dorsales pasó cuando abrieron la burbuja para los Playoffs de la temporada pasada, casi justo después del tema de George Floyd o Breonna Taylor. Yo me fijé justo por esa misma cuestión, dije: ¿”se estarán vendiendo estas camisetas con esos dorsales?” La NBA incluso respetó el hecho de que los jugadores se arrodillaran al sonar el himno aunque Trump estaba en desacuerdo.

gooseed

Work by Gooseed

Me he visto alguna vez en una crisis de identidad y de no saber qué soy, ya que ambos polos te dan opiniones contrarias, acabando ambas en un: “tú no perteneces a nuestra gente, pero tampoco a su gente”.

H – Vamos con las dos últimas preguntas. ¿Qué nivel de presencia negra real pensáis que hay en España en moda, arte, música, etcétera?

S – Realmente hay mucha, lo que pasa es que en muchos casos está concentrada, claro ejemplo es Madrid Sur. Hace algunos años que conozco a gente de allí y cuando empecé no podía haberme imaginado que habría tanta gente como yo o parecida, ya que yo vivo por el centro, y la presencia de esta gente en esta zona brilla por su ausencia. En cuanto al arte creo que es un poco la misma situación, pienso que en muchos casos, como he dicho antes, nuestro arte tiende a tener cierto aspecto que hace denotar de dónde venimos.

Y quizás esta sea la razón por la que nuestro arte no se ve tan representado, porque la sociedad quiere o espera un arte que se adapte a su canon, el cual puede que no sea uno con el que cuadra nuestra manera de expresarnos artísticamente. Yo al menos no espero que la gente comprenda los orígenes profundos, sino que aprenda a “digerirla” o a disfrutarla de la misma manera que hacen con otro tipo de arte.

Work by Sergio Pontier

J – La hay y cada vez es mayor. El hecho de que todo lo que provenga de la cultura africana esté en primera línea del mainstream, hace que sea todo más fluido. Aun así, falta mucho más recorrido para visibilizar a gente como nosotros en la escena cultural. Por ejemplo, sé que hay varios artistas independientes racializados que a ojos del arte contemporáneo español son inexistentes, sé que en Fuenlabrada hay una escena musical bastante potente que puede que sea conocida, pero para nada está reconocida. Sé que la música urbana tiene la suerte de venir de la mano de cada vez más gente racializada (y con presencia femenina en aumento cada año). Sé que cada vez hay más diseñadoras y diseñadores, estilistas y fotógrafos.

Ahora bien, creo que ninguno de ellos forma parte de los medios de una manera clara si no es delante de cámara. Y para mí esto provoca una importante desconexión entre la difusión y funcionamiento de estos medios de cara al contenido que publican. Porque al perder de vista un segmento importante de la escena actual estás de alguna manera sesgando tu contenido y por lo tanto se ofrece una visión que probablemente fuese válida hace 5 años, pero ya no lo es. Por eso son tan importantes alternativas como esta.

H – Y para cerrar este primer Highshout… ¿Qué acciones reales podemos hacer los medios y las marcas para cambiar la situación?

 S – Creo que mucha gente, como vosotros, se esfuerza todo lo que puede por ayudar al progreso, pero si yo tuviera los medios en mi mano, lo que haría sería pedirles que nos normalizaran, que normalizaran nuestro arte, nuestra persona y nuestro ser, que no seamos algo que al verlo te extrañes y digas “¡ay, mira! Qué curioso, un negro aquí, qué interesante!”; siendo claramente algo inusual para la persona que lo ve. Pediría que se nos normalizara como gente que puede alcanzar cualquier cosa, que no solo se nos vea en películas como esclavos, o pobres, o que se nos denomine con palabras tales como inmigrantes antes que denominarnos como hombres. Pediría que, más allá de la visibilidad que se nos dé, se nos normalice.

J – Creo que si se busca el talento dentro de las comunidades y se integra dentro de estas organizaciones y empresas puede haber un cambio real. Si esto no pasa, se desaprovecharía una gran oportunidad y volveríamos a lo de siempre, solo que con diferente envoltorio, y así la normalización de la que hablamos no avanzaría al ritmo que podría.