READ IN: English

Condé Nast volverá paywall todos sus títulos, incluidos Vogue, GQ o Glamour, entre otros. A partir de 2020 habrá que pagar para leer estas revistas también en digital.

Condé Nast

Estos últimos años, la prensa ha sufrido una transformación profunda en un intento por adaptarse a la era internet. Muchos medios han dejado las publicaciones impresas reduciéndose al formato digital; otros, directamente, han tenido que cerrar sus puertas.

A pesar de estar en la cúspide jerárquica de los medios, el grupo editorial Condé Nast también ha sufrido la crisis del papel. Ha reportado pérdidas de hasta 18 millones de dólares y ha abandonado la edición impresa para algunos de sus títulos. Uno de los medios más perjudicados ha sido Glamour, que ha sufrido un recorte importante en la redacción y ha anunciado que abandonará su publicación en papel.

Ante la nueva economía de los medios, el conglomerado ha decidido volver paywall todos sus títulos sin excepción. El nuevo modelo comenzará a llevarse a cabo a finales de este año, por lo que a partir de 2020 habrá que pagar para leer estas revistas. En principio, la dinámica será diferente para cada medio en función de la demanda que la revista genere. A partir del comportamiento del consumidor, se determinará la estrategia de contenido de pago para el título en cuestión.

El modelo paywall es aplicado en medios de alto alcance internacional, como Vanity Fair, Vulture o The New Yorker. Esta dinámica permite al lector acceder a un número reducido de artículos gratuitos al mes, y tendrá que pagar si quiere leer la revista al completo.

No es la primera medida de Condé Nast para recuperar su bienestar económico. Hace unos días salió a la luz que Vogue Runway ya está cobrando a algunos diseñadores por publicar imágenes de sus colecciones. La medida ha levantado ampollas en la industria de la moda, pues las marcas que han pagado por que se publiquen las fotos de sus desfiles no aparecen como patrocinadas ni están señalizadas de ninguna manera.

Lo cierto es que en nuestro país el lector no está acostumbrado a pagar por el contenido que lee en prensa digital, algo que se asume de manera natural en lugares como Reino Unido. Esta nueva economía de los medios es en cierto modo una garantía de calidad y rigor en el contenido, algo especialmente importante en la era de lasfake newsy la prensa rápida. Y para los fans de las revistas Condé Nast que no quieran ajustarse al nuevo modelo, siempre les quedará la revista impresa mensual.