READ IN: English

Ayer se conocía el primer informe de ventas de Ralph Lauren cuatrimestral. Se suma a la lista de marcas con resultados decepcionantes debido a la pandemia de coronavirus. La propia firma ha confirmado que los resultados son peores que la estimación promedio de los analistas. Por eso, Ralph Lauren está evaluando ahora su estructura operativa.

“Nos estamos asegurando de que estamos preparados para ganar, en este nuevo contexto, en los próximos tres a cinco años”, dijo el director ejecutivo Patrice Louve. “Hay una oportunidad de reajustar en este entorno, mientras miramos los nuevos comportamientos de los consumidores y el paisaje de la venta al por menor. Esperamos compartir el resultado de este trabajo y las decisiones en los próximos meses”. Lo cierto es que las ventas en tiendas disminuyeron en un 57%. Los ingresos en Norteamérica sufrieron la mayor caída, cayendo un 77 por ciento hasta los 139 millones de euros, seguidos por los ingresos de Europa que cayeron un 67 por ciento y los de Asia un 34 por ciento.

Louvet dijo este informe es el que mayor impacto mostraría debido a la pandemia, sin embargo, hay mucha incertidumbre en torno a la crucial temporada de vacaciones. “No queremos llegar a una situación donde tengamos que hacer descuentos”. Mientras tanto, la empresa no sólo está estableciendo estrategias para los próximos años, sino que planea ampliar la diversidad de su fuerza de trabajo. También esperan que las personas de color representen el 20 por ciento del liderazgo mundial de la compañía para 2023.

“La empresa necesita trabajar más duro para reinventarse a sí misma y pivotar en nuevos canales y segmentos para asegurar el crecimiento”, explicó Louvet.