READ IN: English

Después de hablar de las tonterías y las irresponsabilidades de algunos influencers, hoy toca poner nuestra lente en los ricos. Parece que el cringe que sufrimos con las versiones de Imagine de John Lennon no era suficiente. Los ricos han vuelto a la carga.

Harbor

El último movimiento magistral de los ricos es mudarse a sus segundas residencias en plena pandemia, poniendo en peligro a toda la población y burlando las directrices de sanidad. O como ellos lo llaman, retiros virus-free.

Los retiros libres de virus se han puesto de moda entre un grupo de gente cuyo estatus económico privilegiado les hace pensar que tienen más derecho que nadie a saltarse los protocolos. No se trata solo de actos individuales, sino que existen incluso programas colectivos que invitan a poner en marcha el famoso retiro.

El programa californiano The Harbor ofrece un retiro de lujo de dos meses en una extravagante villa por el módico precio de entre 3.000 y 6.000 dólares por persona y por mes. Un lugar que se vende como el santuario perfecto para huir de la pandemia, para “conocer y colaborar con algunos de los individuos más brillantes y con una ambiciosa visión de futuro”. Y “sin necesidad de mascarilla”, añaden.

The Harbor vendía el programa como una alternativa al distanciamiento social, una mejor opción para “mantenerse a salvo” en tiempos de crisis. El plan de fuga lo tenía todo pensado. Según la compañía, el retiro examinaría a los huéspedes antes de su entrada para detectar si son portadores del virus Covid-19. Por suerte, el programa ya ha sido oficialmente cancelado.