READ IN: English

Nicolas Ghesquière, Director Creativo de Louis Vuitton Woman, jamás decepciona. Su virtuosismo le ha otorgado un lugar fundamental en la historia de la maison parisina. Para SS21, Ghesquière ha demostrado que sigue con hambre y presenta una colección descomunal. 

LOUIS VUITTON SS21 WOMAN

 En una industria cada vez más impaciente, resistir siete años en la casa más poderosa de todas no puede ser casualidad. La voracidad de este caprichoso universo que es la moda no va con Nicolas Ghesquière. Su reputación y la calidad de su trabajo no baja un ápice y temporada tras temporada, logra dejarnos extasiados con sus propuestas. Si bien hasta la fecha se había caracterizado por diseños de corte más clásico, con una elegancia aplastante y ciertas pinceladas de gamberrismo, para SS21 ha decidido sacar los tanques a la calle.

En un año que tiene a la humanidad un poco hasta las narices de todo, su imaginario para Louis Vuitton se amplia hasta límites insospechados para insuflarnos la frescura que necesitamos en estos días de negacionistas vs pro-mascarilla. Su actitud rompe con lo que habíamos visto hasta la fecha. Hay Nicolas para rato.

En SS21 Louis Vuitton Woman será menos woman que nunca. Su destrucción de la línea entre géneros revitaliza una firma que parece estancarse en la sección masculina de Virgil Abloh. Su foco está en esa estética que ignora los cortes preestablecidos para un sexo, en la libertad de vestir como te sientas y no como te definan. Esa libertad es la que ha inspirado al genio galo para tirar abajo la puerta de las estéticas encorsetadas de una sociedad decimonónica que ya no procede. El set montado en La Samaritaine fue épico.

Este emblemático espacio se vio inundado de cromas. Infinidad de imágenes invadieron el lugar para deleite de los que lo vieron en streaming. El contraste entre la arquitectura clásica del lugar y las proyecciones elevaron la experiencia de manera sustancial.

“Esa zona no binaria en la que la gente es tremendamente libre, en la que no hay restricciones a la hora de vestir, nos da a los demás aún más libertad.” Dijo Ghesquière.

El show abrió con un look que incluía una camiseta en la que se podía leer claramente “VOTE”. La cercanía con las elecciones americanas ha hecho que muchos diseñadores animen a acudir a las urnas a los estadounidenses a través de sus creaciones. A diferencia de propuestas anteriores, la estética ochentera y sus famosos estampados dan paso a diseños de clara inspiración urbana. Nicolas experimenta con  el streetwear más radical y los afortunados allí presentes como nuestro amigo Eric salieron pletóricos y entusiasmados de la velada.

Chaquetas sin solapa, cortes fluidos y proporciones oversized protagonizan la SS21 de Louis Vuitton para mujer. Los gráficos estridentes y la superposición de tonos potentes dan vida a una colección en la que predominan los colores neutros y encontramos piezas metalizadas.

En el apartado de accesorios, Ghesquière presenta una serie de mini pochettes cruzados, soft trunks y hardware. La presencia de cadenas extra grandes en algunos modelos recuerdan a las ya famosas de Bottega Venetta. Pieza destacada el multi pochette con el monogram de la casa.

Respecto al calzado, Louis Vuitton nos trae su interpretación del clásico derby, unos Mary Jane chunky a más no poder y unos botines de estética puffy que apuntan a sold out.

Nicolas Ghesquière vuelve a dejar claro porqué es uno de los grandes de la industria con su colección para SS21. Cuando parece que su imaginario va a tirar por un lado… ZAS! Cambio de registro radical.

Para más noticias relacionadas con Louis Vuitton, haz clic aquí.