READ IN: English

En muchas ocasiones hablamos de la moda como forma de arte, pero a veces es el arte en su sentido más convencional el que se acerca al mundo de la moda, y entonces el resultado puede ser todavía más sorprendente y evocador. La artista Sarah Sitkin (@sarahsitkin) ha dado el paso creando un híbrido entre escultura y prenda de vestir -que quizá nunca colgarías en tu armario, pero sin duda hay que probar una vez en la vida.-

Sarah Sitkin

Sarah Sitkin

La escultora norteamericana utiliza su experiencia con los materiales de efectos especiales -como arcilla de silicona, cera, látex o pelo- para crear figuras hiperrealistas de troncos humanos que hacen las veces de chaleco con el que puedes vivir una experiencia inmersiva y reveladora.

Bodysuits” es el nombre de la exposición que se encuentra en la Superchief Gallery de Los Ángeles -que antes acogió otras 2 muestras de la artista como “Triflin Matter” y “Untendencies”- y con la que pretende compartir su visión sobre la entidad humana.

Nuestro desapego universal con nuestros cuerpos nos lleva a través de una vida de serias divisiones, entre la fantasía y la realidad de lo que nuestros cuerpos deberían y podrían ser” dice Sitkin. “No creo que el cuerpo defina quiénes somos. No es realmente la esencia de ‘nosotros’, funciona más como una prenda que como una persona“.

A través de esta colección –que reproduce con exactitud las historias de vidas anónimas, con sus cicatrices y el paso del tiempo- la escultora afincada en Los Ángeles pretende crear la oportunidad de habitar otros cuerpos para reflexionar sobre su importancia real. Una forma de entender la materia que nos conforma como “hábito” -la vestimenta que nunca puedes quitarte, pero sí aprender a ver más allá de ella-.

BODYSUITS by Sarah Sitkin

Con su arte interactivo, Sarah Sitkin consigue que tras probarte varios cuerpos diferentes y sorprenderte primero por el impacto visual, caigas en la cuenta de tu –la persona que lo porta- sigues siendo la misma. Y eso es la metáfora perfecta de lo que Sitkin quiere recordarnos pero la sociedad se empeña en olvidar. La industria de la moda puede verse a veces como algo superficial, pero en muchas ocasiones –como esta- es el caldo de cultivo idóneo para una nueva visión con más profundidad.