READ IN: English

La marca del artista callejero está bajo amenaza después de que una compañía de tarjetas de felicitación ganara un caso legal que le permitía replicar sus obras en sus productos ya que Banksy “no es nadie”.

Banksy

Ser un artista callejero y además anónimo tiene sus ventajas. Sin embargo, tal y como ha aprendido el británico esta semana, también puede tener sus contras. Ya que acaba de perder una batalla legal de dos años con una compañía de tarjetas de felicitación, que dictaminó que puede usar sus obras de arte en sus productos.

La empresa, llamada Full Colour Black, argumentó que debería poder utilizar las obras de Banksy porque no puede ser identificado como el propietario indiscutible. La compañía se justifica en la identidad oculta del artista. La decisión anula la adquisición por parte de Banksy en 2014 de una marca de la UE de la obra de arte.

Banksy

La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) también se ha pronunciado. “Banksy ha elegido permanecer en el anonimato y, en su mayor parte, pintar graffitis en la propiedad de otras personas sin su permiso, en lugar de pintarlos en lienzos o en su propia propiedad”.

Esto podría significar que Banksy finalmente revelase su identidad.