READ IN: English

La moda y la cultura skateboard forman parte de una misma identidad que ha llegado a blindarse por completo gracias a su inmersión en la alta costura. Y es que más allá de las firmas skaters OG como Palace, Fucking Awesome o Stüssy, el panorama high-fashion se ha inspirado ahora más que nunca en su imaginario, subiendo al estrado a skaters pro y convirtiéndolos en los modelos más solicitados de la última década. Analizamos la obsesión de la industria por esta subculture. SK8 OR DIE.

Gucci Grip

Aunque la influencia del streetwear esté siendo cada vez menor en la escena, la inspiración en la cultura skate perdura tanto en la pasarela como en el streetstyle, dejando en el olvido su concepción asignada de apropiación cultural. Esos outfits del sk8 original relajados y oversize han formado parte de la identidad de diseñadores como Martine Rose, Alexander Wang o Gosha Rubchinskiy, y han constituido el archivo de otras más evidentes como Vans, Carhartt, Dickies o HUF.

Paccbet campaign

El hecho de que el mundo del skateboarding, su filosofía y estética estén conectados con la industria de la moda no es algo nuevo. En los 80 ya se empezaba a experimentar con la ropa de skate, dando como resultado prendas de tendencia punk que siguen siendo un referente de estilo hoy en día. Una cultura abierta y fluida que ha llegado a las pasarelas y campañas de Louis Vuitton, Gucci, Berluti o Valentino.

ELEVANDO LA CULTURA SK8

Marcas streetwear como KithUndefeated también se han mantenido fieles a sus raíces skateboarding, patrocinando a patinadores y publicando sus vídeos. Como asimismo ha hecho Thrasher: la firma con más bootlegs de la historia y revista clave para el imaginario skater desde su fundación en 1981.

Otras casas que no estaban anteriormente vinculadas con este mundo como Hermès, también pusieron el foco en la cultura skate a través del lanzamiento de un skate de 3k dólares. Por no hablar de la mítica colaboración de Supreme x Louis Vuitton en la que la firma estadounidense fusionaba de manera sublime sus códigos street con el lujo.

Siguiendo la línea de conexión entre el skateboarding y la moda haute-couture, hacemos un throwback a la presentación de Dior Homme FW16: el episodio en el que Kris Van Assche hizo caminar a sus modelos por un escenario ambientado en un skatepark iluminado con neones rojos. De ella, se extrajo un fashion film de la temporada ambientado en Venice Skate Park e inspirado en la neo-wave de la skate culture.

Dior Homme FW16

Otras grandes casas de la moda como Gucci también recurrieron al universo sk8 or die para sus campañas. Esta vez, se trataba de una editorial para el reloj ‘Gucci Grip’ en la que Alessandro Michele colaboró con skaters de alrededor del mundo y el artista Kieron Livingstone. En esta exploración visual del skateborading mundial y sus comunidades, los kickflips y ollies generaban el movimiento de la campaign artística, entre los que se encontraban miembros del grupo californiano de skate queer Unity, así como Orlando Miani, el artista y skater que partició en la campaña de Gucci Cruise 2020.

Gucci Grip campaign

SKATERS INTO FASHION

Brendon Babenzien, director creativo de la firma Noah, dijo una vez que estaba perfectamente claro por qué las marcas de alta costura estaban fascinadas con el skateboarding: ‘los patinadores son increíbles, inteligentes y creativos, y la gente quiere una parte de lo que tienen. Es así de simple’.

Las firmas buscan esa dosis de realidad y transparencia, conectando directamente con la calle y su estilo, a través de patinadores que han pasado de estar en su burbuja underground a ser los rostros de una nueva generación de la moda, prendiendo firmas y pasarelas en su trayecto.

Dylan Rieder

El OG de la gran revolución del imaginario skater en la moda fue Dylan Rieder: patinador americano que en 2014 protagonizó un anuncio de DKNY junto a Cara Delevigne y A$AP Rocky, y que más tarde fue la cara de una campaña de Alexander Wang para la revista Vogue.

DKNY campaign

Rieder inició una tendencia que más tarde se vería impulsada por el éxito y la popularidad de marcas como Supreme New York y Palace Skateboards. Así lo hizo en 2014 en el video de Supreme ‘Cherry’, por el que ganó el premio Transworld Skateboarding a mejor revelación. De tal forma, consiguió lograr patrocinadores destacados en la industria como Huf, Fucking Awesome o Thunder.

Entre otros de los mejores patinadores del mundo como Sage Elsesser, Na-Kel Smith o Tyshawn Jones, que forman parte de la crew de James Jebbia y la indentidad de Supreme, Lucien, Blondey Mccoy y Evan Mock han conseguido destacar y posicionarse en lo alto de la escena.

En la pasarela debut de Virgil Abloh para Louis Vuitton, se encontraba otro de los rostros más conocidos de Palace: Lucien Clarke. El patinador ha protagonizando varias campañas y participado en muchos de los shows de la firma, tal y como ocurrió en París en la pasarela inspirada en El Show de Truman, Magritte y el concepto del tiempo. Además, Lucien fue elegido para representar una de las colaboraciones más interesantes de los últimos años, la de Palace x Ralph Lauren.

Blondey McCoy es otro de los miembros originales de los kids de Palace. El inglés con raíces libanesas se ha subido haciendo un backflip al hype con el diseño de sus primeras zapas Superstar para adidas, así como ha sido el rostro de firmas como Supreme, Burberry, Valentino, Berluti o Prada.

Blondey x Prada

Pero si hay un skater que ha acabado de prender la escena, ese ha sido Evan Mock. Desde que fuese patrocinado por Hurley cuando tenía 15 años, ha pasado por casas como Converse y Welcome. Su look outsider y su aura skater le han ganado el hecho de protagonizar campañas para firmas como Rag & Bone, así como el haber caminado por las pasarelas parisinas de firmas como ALYX o las de Virgil Abloh para LV.

 ‘Skate culture kind of controls every culture. If you think about cool kids, every cool kid is a fucking skater and looks good.’