READ IN: English

Los efectos secundarios del Covid-19 están siendo devastadores para el mundo de la moda. La marca G-Star RAW ha sido una víctima más de los daños colaterales ocasionados por la crisis sanitaria. La marca holandesa ha tenido que declararse en bancarrota y llevar a concurso de acreedores su filial en Estados Unidos. 

G-Star RAW nació en 1989, cuando el famoso empresario holandés Jos Van Tilburg creó una linea de moda denim para una marca local llamada Second Group. Un año después de su 30 aniversario, la empresa se ha visto obligada a acogerse al Chapter 11La compañía debe a su mayor acreedor, el propietario del establecimiento de la Quinta Avenida de Nueva York, 426.007 dólares.

Todo esto ha ocurrido solo un mes después de que G-Star RAW se viera obligado a llevar a bancarrota su filial en Australia, donde tiene 57 tiendas y 200 empleados.

“Nuestra intención es continuar con una cartera de tiendas más pequeña y saludable que se ajuste mejor a la situación actual del mercado. En Suecia, seguiremos sirviendo a nuestros leales consumidores a través de otros canales”. – G-Star RAW.

El portavoz también ha comentado que como respuesta a estos cambios que sufre la empresa, necesitan reestructurar el portafolio en varias regiones en las que esta presente la marca. “Esto no significa que estemos saliendo de las regiones, simplemente estamos restaurando el equilibrio entre tiendas físicas, socios estratégicos y presencia en línea”.