READ IN: English

Puede que suene incongruente que la fotografía y la agorafobia vayan de la mano. La imagen está asociada a la exploración y a la búsqueda de instantáneas que otros no son capaces de ver y; creemos inconcebible que sin salir de un habitáculo se pueda hacer. Jacqui Kennedy es fotógrafa y agorafóbica, pero desde 2006 lleva recorriendo el mundo. Google Street View es su pasaporte para llegar a los lugares más insólitos de la tierra y fotografiarlos.

Google Street View

El viaje que Kennedy ha realizado durante estos años habría supuesto miles de euros, en cambio, este itinerario ha sido a coste cero y bajo la comodidad de su sofá. La panorámica a nivel de calle de Google Street View le ha permitido saltar de un punto a otro disfrutando de paisajes y escenarios maravillosos.

A la británica le causa ansiedad los grandes espacios al aire libre y abarrotados. El temor que sufre le impide abandonar o alejarse demasiado de su zona de confort, su casa. Por ello, subirse a un avión o sentirse lejos de su refugio es para Jacqui imposible. Aún así, no ha perdido el interés por lo que sucede más allá de sus fronteras. Le atrajo las posibilidades que el buscador le ofrecía. Una perspectiva de 360 grados, una realidad paralizada, pero segura a ojos de la fotógrafa.

Una fotografía de una fotografía, así se podría describir el trabajo de Kennedy. Google Street View es un juego de recompensas, “busca y hallarás”. Después de ver las panorámicas seleccionadas en su cuenta de Instagram @streetview.portraits, dan ganas de seguir buscando estos tesoros escondidos. Ahora que, la idea de viajar debido a la pandemia se ha vuelto casi imposible.

Jacqui asegura que se sumerge en la plataforma en busca de sus sentimientos, es decir captura aquellos lugares que evocan su sensación de aislamiento y soledad. Su agorafobia le impide disfrutar de lo auténticamente real y vivo. Por ello, decidió alejarse de las urbes y concentrarse en la exclusividad del desierto, que le fascina y le aterra. Esas emociones encontradas han dirigido su trabajo que es de una elevada belleza.

La británica se ha escapado desde Chile hasta Senegal y Kirguistán, pero Mongolia le ha dejado una huella profunda. Se ha enamorado de su arquitectura, sus colores, su combinación de lo tradicional y lo moderno y, el contraste del centro y sus alrededores. De hecho, se ha planteado la idea de visitarlo realmente, ahora que lo ha visto quiere respirarlo.

El uso de Street View le dado la oportunidad de vivir una aventura. También le ha permitido darse cuenta de que, a pesar de las distancias estamos íntimamente conectados al comprobar las similitudes de tantos sitios. Se ha considerado una astronauta viendo la Tierra desde el espacio.