READ IN: English

Las noticias ensalzan la elegancia y versatilidad de las piezas que los diseñadores que con su destreza crean para todo el mundo. O quizá no para todos, sino para el sector mayoritario de la población. Lucy Jones es una revelación y un recuerdo de que aún las puertas del sector no están adaptadas para los todos los tiempos y personas.

Lucy Jones

Una situación personal desencadenó esta idea brillante y realmente pensada para un sector en el que la moda no pone sus ojos. Lucy Jones se graduó en 2015 en Diseño de Moda en la prestigiosa escuela Parsons de Nueva York. Actualmente, es alumna de Forbes “30 Under 30”. Con tan sólo 27 años ha ganado el premio Parsons “Diseñador de ropa de mujer del año” 2015 gracias a su colección “Diseño Sentado” pensada para la diversidad, el cambio y la sostenibilidad.

Lucy Jones

Su colección se asienta bajo el ideal del progreso y adaptabilidad de personas con movilidad reducida. Sus productos modulares están pensados para sillas de ruedas, además, entre sus diseños se encuentran piezas textiles con refuerzo en rodilleras y codos, cremalleras que se extienden a lo largo del brazo, y broches con cierre magnético que facilitan la independencia del individuo.

<<Si hay competencia su mensaje habrá llegado mucho más lejos que su colección>>

Hasta entonces cualquier producto destinado a personas de movilidad reducida estaba entendida desde una perspectiva de simple utilidad. Ahora, gracias a la joven diseñadora, esa característica básica evoluciona en productos elegantes y paralelos a las tendencias de la moda 2019.

Lucy Jones

Su trayectoria hasta el momento es excelente. Ha expuesto en el MoMa de la gran manzana y ha sido residente en el programa “devolución” para Eileen Fisher. Esta misma semana Jones ha lanzado su propia etiqueta, FFORA. Como ella misma expone quiere que cualquier persona se vea reflejada en los productos que utiliza, que vayan más allá de artículos que faciliten la vida de personas que conviven con un problema de esas características.

Para mí, el aspecto más crucial es involucrar a las personas que desean vivir en todos los aspectos del proceso de diseño, para evitar ideas preconcebidas o generalizaciones sobre cómo alguien debe de vivir su vida” declara la diseñadora. Y añade: “El truco consiste en seguir siendo crítico y curioso, tratar todo como un lienzo en blanco desde la ideación y el concepto hasta el mensaje y el marketing. Me motivan las historias de las personas, escucharlas y conocerlas”.

Los productos son asequibles y sus precios varían entre los 22,60  y los 124,77 euros. Los accesorios de FFORZA son los únicos del mercado, aunque su diseñadora está feliz espera que pronto haya competencia.