READ IN: English

En una realidad paralela en la que prevalece la tecnología, Singapur ha dado un paso más allá a la hora de controlar el distanciamiento social en los parques con su mascota robotizada Spot. 

Spot, el perro robot de Singapur

Este ser de tecnología avanzada creado con la ayuda de Boston Dynamics, fue alistado para bloquear la propagación del Covid-19, aplicando las medidas de seguridad que se requieren en los tiempos que corren. Para probar la eficacia del robot, la ciudad-estado lo soltó en un parque centralizado el viernes pasado, como parte de ese período de prueba de dos semanas.

Si Spot analiza que alguno de los transeúntes no cumple las normas, dirá:

‘Mantengamos saludable a Singapur. Por su propia seguridad y la de los que le rodean, por favor, manténgase al menos a un metro de distancia. Gracias’.

De igual forma, el androide podrá, por control remoto, estimar el número de personas del parque, aunque no le estará permitido rastrear a los individuos ni registrar sus datos personales. Así, Singapur ha tomado esta medida para lograr invertir el aumento imparable de casos de Coronavirus en su localidad, pues es una de las regiones más afectadas del sudeste asiático.

Pero lo mejor de la historia es que Spot, el perro policía, no es el único en vigilar el distanciamiento social en áreas públicas, ya que un robot en forma de coche pequeño también está siendo utilizado en un embalse cercano para advertir a los visitantes que: ” no merodeen” y que “las reuniones no están permitidas”. Esperemos que con el avance de las fases en España no sea necesaria la actuación de robots policía.