READ IN: English

Hace unos días, Vogue Portugal (@vogueportugal) publicó una serie de cuatro portadas que representaban su nuevo “Madness Issue”. Una de las portadas provocó una reacción inmediata por presentar a una modelo en lo que parece un psiquiátrico. Las imágenes no sólo eran insensibles y fuera de contexto, sino también increíblemente dañinas para la actual conversación sobre salud mental.

Ahora, la revista ha decidido retirar la nueva portada y ha respondido con una declaración sobre Instagram. “En un tema tan importante como la salud mental no podemos estar divididos. Vogue Portugal ha tomado la decisión de retirar una de las cuatro portadas de nuestro número de julio/agosto, que muestra una escena de un hospital psiquiátrico, así como la historia de la portada interna basada en el tema de la salud mental. Vogue Portugal se disculpa profundamente por cualquier ofensa o molestia causada por esta sesión de fotos. Nos damos cuenta de que el tema de la salud mental necesita un enfoque más reflexivo. Nos disculpamos sinceramente por ello”, escribió la revista pero no eliminó las imágenes anteriores de su feed.

“Reflexionando nos damos cuenta de que el tema de la salud mental necesita un enfoque más prudente”.

Tras la reacción inicial, la editora jefe Sofía Lucas (@sofia.slucas) defendió la decisión de la revista de publicar la portada, escribiendo que: “Reconocemos la importancia del tema de la salud mental y nuestra intención, a través de la narración visual, es arrojar luz sobre los temas importantes de hoy en día”.

“El reportaje de portada explora el contexto histórico de la salud mental y está diseñado para reflejar la vida real y las historias auténticas. Está inspirado en la profunda investigación de cientos de fotografías de reportaje de algunos de los más relevantes y famosos documentalistas que han captado los hospitales de salud mental”, añadió. Por supuesto, Sofía Lucas volvió a recibir otra oleada de críticas. Los usuarios señalaron que las imágenes no sólo perpetúan un estereotipo de las instituciones de salud mental que no coinciden con el mundo real, sino que también aumentan el estigma que rodea a las enfermedades mentales.