READ IN: English

Donatella Versace, Anna Wintour y Whoopi Goldberg se convierten en embajadoras de Stonewall, junto a la cantante Conchita Wurst, un reconocido icono gay desde su aparición en Eurovision en 2014. Un honor que ha agradecido la diseñadora en su cuenta oficial de Instagram.

Hoy se cumplen 50 años de los históricos disturbios del pub “Stonewall Inn” de Nueva York que enfrentaron a la policía con los clientes, en su mayoría gais, lesbianas, transexuales y drag queens. Un hecho de inflexión para el colectivo LGTBIQ, el 28 de junio de 1969 se convirtió en el día del reconocimiento abierto del Orgullo Gay. Un año después de lo sucedido, se organizaron marchas y protestas para recordar lo vivido y continuar la lucha por los derechos del colectivo.

 «Lo que ocurrió aquí en 1969 fue algo extraordinario que llamó la atención del mundo sobre los temas de diversidad, igualdad, derechos civiles básicos y aceptación», Donatella Versace.

En los 70 la comunidad de gais, lesbianas, transexuales y drag queens estaban recluidos en la clandestinidad y la marginación social, los acontecimientos sucedidos en el barrio neoyorquino de GreenWich Village cambiaron el rumbo de sus vidas, una revolución y una manifestación para los derechos civiles de aquellos que se veían degradados al escalafón más bajo de la sociedad.

Las grandes ciudades ya están preparadas para la semana de la festividad del Orgullo Gay. En todo el mundo hoy se celebrará el 50 aniversario de Stonewall y días más tarde se irán efectuando eventos importantes, como la carrera de tacones, un símbolo muy significativo ya que, en los disturbios del 69, tras la paliza de un policía a un drag queen en medio de la calle quedó un zapato de tacón.

Donatella recibe la condecoración de embajadora del Orgullo Gay, pero siempre ha sido una gran activista por la comunidad LGTBIQ. Su hermano, Gianni, fundador de la maison Versace declaró abiertamente su homosexualidad antes de su muerte en 1997. Además, la casa de moda italiana está lanzando una colección con la bandera arcoíris que empodera al colectivo, una campaña que destinará los ingresos a Stonewall Day y Pride Live.