READ IN: English

Hay varias marcas que hasta ahora se asociaban casi de manera automática a una determinada temporada o época del año. Está claro que esto sigue siendo pasando en la actualidad, pero en el caso de Pucci, la casa de moda italiana de la que hoy os hablamos, ya no es así, dado que sus icónicos y legendarios prints han pasado de ser los absolutos reyes de la primavera/verano a estar presentes también durante el otoño/invierno.

¿Adivinas gracias a quién ha ocurrido esto? Obviamente gracias a su nueva directora creativa, Camille Miceli, la cual ha llegado para marcar un antes y un después en la emblemática firma.

Este «before and after» ya ha sido efectuado y con bastante éxito. Como se puede ver en las imágenes de la colección «La Piazzetta» de otoño/invierno 22, el concepto de mujer de negocios ha sido actualizado, sustituyendo el traje sastre por un babydoll de encaje, así como la figura de la estudiante con minifalda que se convierte en una chica de festival o la de la gitana aventurera que viste telas con un extra de je-ne-sais-quoi

¿Qué quiere decirnos Camille con estas actualizaciones? Que Pucci no se dirige a un solo tipo de mujer, sino a varios; basta con ver los diferentes estilos que aparecen en la línea. Y sí, las mujeres Pucci están unidas al 100% como si fueran de la familia.

Todos estos rasgos han sido perfectamente plasmados en la propuesta de FW22 en la que Miceli ha jugado con los colores y tejidos vivos, sin renunciar a la comodidad. Para las gotas de este otoño, la diseñadora alterna piezas cortas y gráficas para el día con largas y fluidas para la noche como los slip dresses con lencería. El look fresco y deportivo de los años 90 se remata con un aire bohemio. Las prendas de punto y los jerséis están diseñados para moverse con el cuerpo. Los pantalones de fiesta con volantes de discoteca – un homenaje a la cantante italiana Raffaella Carrà – están cortados con licra elástica, tomada de la ropa deportiva. Los materiales desarrollados no se arrugan y pueden meterse fácilmente en la maleta; el LBD de rizo cady es un ejemplo de ello.

Al acercarse a «La Piazzetta» hay tesoros ocultos que descubrir, como el nuevo logotipo de la marca en forma de pez, redondo y generoso en su diseño que aparece en las joyas, botones y cremalleras, o la etiqueta de seda con un boceto dibujado a mano de los Faraglioni de Capri (donde Emilio abrió su primera boutique en 1951) entre otros.

Los más de 30 looks de la colección se rematan con botas de montaña estilo yeti, zapatillas de trekking, tacones exageradamente altos o con bolsos en forma de cesta o baguette y de piel dorada con un nuevo forro furoshik o baguette acolchado, estampado o en piel lamé del mismo color.

El nuevo Pucci de Camille Miceli no puede ser mejor. Echa un vistazo a la galería para descubrir la colección FW22 en su totalidad.





Newsletter