READ IN: English

Shoop (@shoopclothing) de alma española y japonesa presentó esta semana su colección SS21 en la Semana de la Moda de Tokio. La carta presentación rezaba “What a Wonderful World” y la letra de Bob Thiele y George David Weiss de 1967 bajo la huella dactilar de dos manos. Con esto, Miriam Sanz y Yohei Oki -fundadores y directores creativos- daban una pista sobre el imaginario de su propuesta: una mirada optimista hacia el futuro sobre una oda a los pequeños detalles de la vida.

Ambientando el desfile, Seiho y la artista conceptual Manami Kakudo mezclaron su talento para dar ritmo al desfile en la capital japonesa. La música electrónica es un elemento intrínseco en la cultura Shoop que siempre está presente, Yohei además de Dj, es trackmaker. El diseñador incluye esta influencia en cada una de las colecciones. El abismo entre lo occidental y lo oriental se diluye en la firma dando como resultado una estética única y vanguardista que empodera el futurismo y el streetwear.

“What a Wonderful World” experimenta el lado más sostenible de la moda con sistemas de fabricación upcycling y el patchwork que se invierte en el 20% de las piezas SS21. Ambos se centrar en la reutilización de prendas y retales desechados para proporcionales una segunda vida. De este modo, se reflexiona acerca de la condición agresiva de la moda sobre el medioambiente.

Por supuesto, el Covid-19 ha tenido representación con mascarillas y accesorios de aislamiento personal. Es muy importante valorar el trabajo de Miriam y Yohei durante el confinamiento de marzo en nuestro país. El dúo de diseñadores fabricó desde casa y distribuyó mascarillas de forma altruista a los hospitales de Madrid.

Acentuando la mirada hacia la colección, debemos destacar la creación de engranajes, brazos desmontables y la presencia de múltiples bolsillos. La estética futurista streetwear se intercaló con trajes dos piezas más tradicionales. Los detalles de pespuntes visibles y cremalleras infinitas elevaron la energía y el potencial de las prendas. Los tejidos de punto y las transparencias brillantes tuvieron un espacio interesante en los looks. El color negro y camel definieron el aspecto neutro de la colección.

Algunos de los accesorios de almacenamiento ya pudimos verlos en la colección FW18, como la riñonera de cuero XXL con dos bolsillos y una cremallera superior. Shoop presentó también la línea de calzado diseñado por Gonzalo Pinelo y la colaboración con Asics, que ya es todo un clásico.