READ IN: English

El mercado de la mascarilla tuvo su auge en 2020, pero ahora, a medida que se acelera el ritmo de vacunación y se reducen las restricciones, está experimentando un descenso significativo.

mercado

Durante este último año, el mercado de la mascarilla no ha hecho más que crecer. Lo que antes solo era un accesorio con fines sanitarios ha llegado a convertirse en un complemento de moda. Ya lo vimos en marcas como Marine Serre, Burberry o Ralph Lauren, que lanzaron sus propios modelos a precios inasequibles, claro. Aunque es cierto que hace unos meses no poníamos en duda que las mascarillas —de moda o no— habían llegado para quedarse, ahora ya no lo tenemos tan claro.

A principios de esta semana conocíamos una noticia que nos daba un poco de esperanza. Israel anunciaba la supresión de la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores, reduciendo su uso a espacios cerrados. Esto supone el primer paso de lo que sería la llegada de una nueva normalidad en un futuro próximo y lo que podría suceder en otros países conforme la cosa vaya mejorando. Entonces, si de ahora en adelante su uso se reduce, ¿tiene el mercado de la mascarilla un futuro?

mercado

Pues la verdad que después de un año utilizándola, esperamos que no. Pero más allá de nuestros deseos de acabar con este fatídico escenario, las cifras hablan. A medida que aumenta el ritmo de vacunación y se reducen las restricciones, muchas marcas están experimentando una desaceleración en la demanda de estos productos. Por ejemplo, Etsy, cuya venta de mascarillas suponía un 15% en 2020, ahora tan solo se reduce a un 4%. O StockX, donde los precios de sus mascarillas de lujo han bajado significativamente hasta más de un 50%.

Si las firmas que en su momento decidieron ser oportunistas y apostar por la producción de mascarillas saben manejar la situación, puede que el impacto sea menor. Pero ¿qué hay de las marcas que surgieron basando su oferta en estos productos?

Y tú, ¿crees que hay futuro en el mercado de las mascarillas?