READ IN: English

A lo largo de los años hemos visto docenas de colecciones basadas en los patrones tradicionales de las tribus africanas, empleando la uniformidad propia de los safaris como temática de algunos diseños y ¿qué decir del icónico animal print al que cada año recurre cada año la industria de la moda para decorar prendas con las rayas propias de la cebra, las manchas del leopardo o cualquier habitante de la sabana? La fuerte influencia del continente negro en la moda es más que obvia. Sus prendas coloridas, la alegría que expresan con su música y bailes y su actitud siempre positiva aún viviendo en el escenario más duro imaginable, son una innegable fuente de inspiración para aquellos en la otra cara de la moneda. Pero, más allá de inspirar a los demás ¿qué pasa con la moda en África? ¿Porqué no se habla de ellos, la fuente donde nace todo?

AFRICA FASHION

Louis Vuitton Machangani inspired bag from 2007

Con Instagram tirando abajo barreras y fronteras en todo el mundo, cualquiera, incluso en el rincón más remoto del planeta, puede estar en contacto con cualquier persona a través de una cuenta de IG. Las posibilidades son reales y el acceso a un mercado internacional es más realizable que nunca. Dicho esto, el hecho más relevante en este nuevo paradigma universal de la industria de la moda en países con una menor presencia en el espectro global del sector es la llegada de sólidas propuestas por parte de firmas y diseñadores de Japón, Corea del Sur, China, Rusia o Malasia a la primera línea cada temporada. No es una excepción ya y su prestigio está contrastado. Rei Kawakubo de Commes Des Garçons, Jun Takahashi de Undercover, Yixi Chen de C2H4 o Demna Gvasalia de Balenciaga/Vetements son algunos de los muchos ejemplos de diseñadores representando sus propias firmas o dirigiendo alguna de las que conquistan cada pasarela de Milán, París, Londres, NY o donde sea que presenten sus creaciones. Y sí, has visto bien. África no tiene representación aún. No por mucho tiempo.

Por primera vez, dos diseñadores africanos tendrá la oportunidad de optar al LVMH Prize for Young Designers el próximo 4 de Septiembre. Desde Nigeria llega Kenneth Ize (@kennethize) que trae una propuesta profundamente inspirada en sus raíces. La originalidad de su trabajo con las telas Yoruba aso oke hechas a mano y los patrones reservados tradicionalmente para ocasiones especiales le han granjeado gran reputación entre nada menos que Beyoncé, Childish Gambino o Naomi Campbell. La “Diosa de ébano” desfiló por la Arise Fashion Week (@arisefashionweek) celebrada en Lagos, Nigeria, en abril junto a una de las caras más solicitadas de la industria Alton Mason (@altonmason) vestidos por las creaciones de Ize, proporcionándole al diseñador y a la pasarela africana de ready-to-wear una pizca de la exposición que bien merecen.

A los 29, el diseñador nigeriano tiene muy clara su misión: “Estamos reviviendo, reinterpretando y dando un nuevo contexto a las técnicas artesanales que han dado sentido a la identidad del oeste africano.”  Las redes sociales y el nuevo uso de internet hace posible que una niña de Yaoundé se pueda inspirar por un diseñador de Kuala Lumpur e incluso desarrollar una relación profesional o una colaboración. Ya no hay limitaciones espaciales y cualquier cosa desde lo más rural a las aplicaciones tecnológicas más revolucionarias tienen un lugar en la industria del diseño.

El origen de su pasión por la moda nace cuando de pequeño observaba a su madre y sus amigas prepararse para los eventos a los que asistían. “Las semanas previas a cualquier celebración especial, mi madre y sus amigas llenaban la casa entera con rollos de tela para preparar sus outfits,” explica. Sus siluetas agénero y vibrantes prints los combina con maestría en diseños de corte tradicional y contemporáneo, derivando en un resultado asombroso que refleja la identidad bien definida de las creaciones de Ize.

El otro creador que está tirando abajo la puerta del universo de la moda es el sudafricano Thebe Magugu (@thebemagugu). El otro finalista al LVMH Prize for Young Designers, a sus 26 años conquistó este años la Fashion Week de su país natal, en la que presentó sus ideas al ritmo de “Benga” de Shana and Lebo Mathosa.

La complejidad de sus propuestas podría desfilar por cualquiera de las principales Fashion Weeks muy pronto porque, más allá de sus orígenes, Magugu tiene una visión global de lo que anhela lograr y su deseo de demostrar que los clichés no son positivos para la industria creativa. “Cuando la gente escucha Sudáfrica, la asocian a unos estereotipos determinados. La asocian con unos estampados y proporciones genéricos, lo cual es parte de un problema mayor y que ignora las enormes contribuciones que han hecho los sudafricanos a la cultura global sea en el ámbito sanitario, tecnológico o artístico,” explica el diseñador.

El pasado mes de febrero fue galardonado con el International Fashion Showcase en Londres, un tremendo acontecimiento en su prometedora y ascendente carrera que lo pone en el punto de mira. El jurado dijo de la presentación de Thebe que “no solo ha tenido un impacto visual impresionante sino una gran sensación de claridad. Es un espacio que da un sentido al pasado, presente y prevé un gran futuro a Thebe y su país.” Está determinado a demoler los conceptos equivocados que en Europa, EEUU y el mundo tienen sobre Sudáfrica.

Sus colecciones – cinco hasta la fecha – reflejan el carácter moderno de un país donde hace no mucho todo eran restricciones y segregación racial con el desgraciadamente famoso Apartheid. Aquello se acabó gracias a la nueva constitución que rige el que fuera país de Mandela. La temática de cada temporada gira en torno a asignaturas escolares, siendo esta última sobre Estudios Africanos. Lo que todas tienen en común es el empoderamiento de la feminidad africana inspirado por las tres principales referencias para Magugu: su madre, su tía y su abuela.

Adama Ndiaye de Adama Paris (@adamaparis) es otra de las voces más poderosas en el espectro de la moda africana. Ella es la fundadora de la Dakar Fashion Week en Senegal y los eventos de la Black Fashion Week alrededor del mundo. Está profundamente convencida de que las redes sociales e internet son responsables de cómo vemos el mundo hoy. “La imagen que África está proyectando es la de una nueva África y es algo que tanto en Europa como en América puede consumirse,” dijo Ndiaye. “Representamos nuestra identidad como parte de algo global, no algo exclusivamente africano y que está cambiando nuestra percepción, nuestra forma de mostrarnos y también nuestros diseños,” dijo.

AFRICA FASHION

Mientras tanto, en Marrakech, el ascenso de fotógrafos, artistas, diseñadores o músicos realmente talentosos están proyectando una nueva perspectiva de lo que se hacía normalmente en el territorio norafricano. Más allá de los tradicionales y lujosos caftans usados en bodas y las celebraciones más relevantes de la cultura marroquí, ideas más occidentales como la concept store “Welcome to the  Kingdom” de Amine Bendriouich (@aminebendriouich), o instalaciones modernas como el MACAAL (Museo Africano de Arte Contemporáneo Al Maaden) están adquiriendo gran relevancia entre los más jóvenes. Su impacto es tan notorio que incluso la propia Madonna contrató al fotógrafo Hassan Hajjaj (@hassanhajjaj_larache) y al propio Bendriouich como estilista para realizar unos retratos en la fiesta de su 60 cumpleaños.  Este año, en su vídeo “Medellín”, junto al artista latino Maluma, la “Reina del Pop” contó con el bailarín Amine Messaoudi, subrayando una vez más la importancia de esta nueva oleada de genios creativos viniendo desde todos los rincones de África.

AFRICA FASHION

“Cuando comencé, no había nada. Había cuatro o cinco diseñadores en Marruecos haciendo couture o caftanes con bordados y me tomaban por loco. La gente me preguntaba como haría para vivir porque para ellos es impensable hacer este tipo de prendas y vivir de ellas” dijo Bendriouich.

Al final, la presencia de Thebebe Magugu y Kenneth Ize en la final del LVMH Prize for Young Designer es el resultado de generaciones de africanos trabajando muy duro y dando forma a cada tejido, plasmando toda la creatividad en cada diseño y expresión artística para alcanzar el reconocimiento universal sin siquiera ser parte del ámbito global de la industria a la que llevan inspirando desde los inicios de esta. Toda esa gente anónima que, con el objetivo de sobrevivir y protegerse de las inclemencias meteorológicas del hábitat en el que les tocó nacer, crearon los materiales e inventaron esos increíblemente elaborados y coloristas patrones que hoy son empleados cada año por esas firmas que dominan el mundo de la moda.

Algunos de esos tejidos tan fantásticos y populares son:

  • Aso Oke Fabric – Tradicional de Lagos (Nigeria) y Ajase (Benín), es un tejido realizado a mano en telar por la comunidad Yoruba. Aso Oke siginifica “tela de alta calidad” traducido al inglés, denotando que es un material de alto standing. Usualmente elaborado por hombres, la tela se usa para las togas masculinas llamadas Agbada, los tocados de las mujeres llamados Iro y los sombreros de hombre llamados Fila. El proceso de fabricación del tejido ha permanecido inalterado durante siglos. Sin embargo, nuevas técnicas y métodos de producción se han implementado para eliminar el peso y grosor del Aso oke y hacerlo más aplicable al casual wear.
  • Kente Cloth – Conocido como nwentoma, es un tipo de tela que mezcla seda y algodón hecho a partir de hebras entretejidas, originaria de la tribu Akan de Ghana. Se trata de una tela usada exclusivamente en momentos sagrados y de extrema importancia y se le conocía como el tejido de los reyes. En términos generales, se usa en el diseño de las estolas académicas propias de las ceremonias de graduación académicas.
  • Bark Cloth – Es un material muy versátil que fue muy común durante una época en Asia, África y el Pacífico. El barkcloth tiene su origen principal en los árboles de la familia Moraceae. Se hace con las fibras anegadas del interior del tronco de estos árboles haciendo con ellas sábanas, que acaban por aplicarse en múltiples objetos. Es el único representante de Uganda en la lista de Bienes Culturales Inmateriales de la UNESCO.
  • Kanga Garment – Es una pieza de tela de algodón impreso de unos 1,5m por 1m, normalmente con un borde por los cuatro lados (llamado Pindo en Swahili), y una parte central (Mji) cuyo diseño es diferente al de los bordes. Se venden en pares, los cuales se pueden cortar y ser usados en conjunto. Se puede usar a modo de falda, tocado, mandil, toalla y mucho más. El Kanga es claramente destacado en la Costa Este de África, normalmente regalado en cumpleaños y ocasiones especiales en Tanzania.

Louis Vuitton y su bolso inspirado en las bolsas Machangani de 2007, Stella McCartney con sus controvertidos Ankara prints en SS18, Emilio Pucci y sus estampados de inspiración Ndebele en 2014, el Africana tote bag hecho a mano de Louboutin (@louboutinworld) o los dhukus (turbantes) de Marc Jacobs en SS18 que llevaron Kendall Jenner o Kaia Gerber (@kaiagerber) en la NYFW de aquel año, son algunos de los ejemplos de la evidente influencia africana en los nombres más importantes de la industria. Y cómo olvidar el conjunto de camisa y pantalón de Supreme con el gráfico de Obama copiando las kangas típicas de Ghana que se diseñaron para celebrar la visita de Barack al país africano.

“Se está empezando a reconocer su valor, y desde una perspectiva perfectamente cínica, los empresarios se han dado cuenta de que se puede hacer mucho dinero en África. Bernard Arnault no es ningún novato, por lo que no es casualidad que el foco esté ahora en África en vez de en China, por ejemplo,” comentó Loum-Martin

Las evidencias están ahí, los archivos de las casas de moda están repletos de referencias al continente de ébano por lo que es hora de poner los nombres en el lugar al que siempre pertenecieron. Es el momento de poner el foco en ellos. De pensar en ellos como la genial fuerza creativa que siempre fueron. Es el momento de darles el lugar que merecen y el crédito que se han ganado década tras década desde el origen de los tiempos.

África se está convirtiendo por fin en una agente de cambio fundamental y las principales maisons como Dior lo saben. “Creo que si vas a otro país a organizar un show, tienes que reflejar sus códigos, pero también mantener una conversación con el continente entero,” dijo Maria Grazia Chiuri, Directora Creativa del segmento femenino de la casa francesa. En abril fletó dos aviones para traer a todos sus invitados al show de la colección Resort de Dior en Marrakech en el incomparable Palacio El Badi donde, además de los diseños de Chiuri, un grupo de diseñadores de tierras africanas y más allá tuvieron la oportunidad de formar parte del show y de la propia colección.

Las nuevas generaciones africanas no volverán a creer aquello de que los sastres o aquellos dedicados a la moda en este continente eran personas sin cultura ni educación o incluso fracasados. La moda está en su punto álgido y no van a perder su lugar de ninguna manera tras la revolución que protagonizan en la actualidad.

La próxima vez que vistas con alguno de estos estampados, te acordarás de este post.

De nada África.