READ IN: English

La incertidumbre sociopolítica que asola al mundo tiene claras consecuencias en la industria de la moda. Tras un crecimiento muy positivo en este año que hemos cerrado, parece que ahora el contexto macroeconómico determina un futuro quizá no tan beneficioso para el fashion system. Estos son los temas que marcarán la agenda en moda en 2020.

Millennials

Vistos los turbulentos acontecimientos políticos que han sucedido en términos globales, no es de extrañar que las relaciones comerciales entre países y la agitación social estén continuamente lidiando con una incertidumbre cada vez más exasperante. La industria de la moda ha visto cómo sus consumidores han ido adoptando una actitud cautelosa. A ello se suma su comportamiento también más exigente: la sostenibilidad y la digitalización son ahora ámbitos imprescindibles para cualquier empresa.

Para 2020, el Índice Global de Moda de McKinsey predice que la industria de la moda seguirá creciendo entre el 3% y el 4%. Aunque no parece mal dato, se prevé una ralentización frente al casi 4,5% de 2019. No solo eso: la mayoría de los encuestados por el informe, concretamente un 91%, vislumbra un panorama bastante desolador, utilizando términos no demasiado positivos para denominar a la industria de la moda presente y su futuro. El año pasado, las esperanzas estaban al 50-50. En efecto, el pesimismo nos come cada vez más, aunque no tanto para Asia.

SANKUANZ | SS19

En concreto, China se antoja como un mercado brutal. El país está desempeñando un papel de liderazgo en la industria, y este nuevo año vamos a seguir viviendo su éxito. En esta previsión están basando muchos players sus movimientos de una forma quizá demasiado arriesgada, dejando de lado otras zonas geográficas que también presentan atisbos de un florecimiento económico importante.

Gucci x Mickye Mouse

Ahora más que nunca, la sostenibilidad es lo primero. No es ningún secreto que la industria de la moda consume mucha energía y contamina a un ritmo muy alto. Tanto, que las medidas que muchas empresas han tomado para cuidar el medio ambiente no son en absoluto suficientes. Para demostrar verdadera responsabilidad para con nuestro entorno ya no basta con utilizar algodón orgánico o plantar cuatro cajas en una tienda para que los clientes puedan llevar su ropa usada. Las acciones de gigantes como Inditex no son más que un parche inocuo que queda muy lejos de resolver el problema ecológico. 2020 necesita de un cambio significativo.

Zara

Precisamente esta necesidad de una transformación total determina la importancia del i+D. Las iniciativas y los avances tecnológicos que la industria debe acoger en este nuevo año han de tener como máxima el respeto al medio ambiente. Las marcas de moda deben explorar nuevas alternativas a los materiales tradicionales y rediseñar sus procesos de producción por completo. El consumidor lo sabe y cada vez lo demuestra más con sus comportamientos en el mercado.

Fur free

También queda claro en las actitudes y las preferencias del consumidor que la diversidad cultural ha cobrado una importancia nunca antes vista. La inclusión social, la presencia de minorías étnicas y raciales, el focus en el colectivo LGTBI o la ruptura de los patrones estándar de belleza han cobrado más relevancia que nunca y todo apunta a que así seguirá en 2020.

Rodarte x United Standard

El cliente exige comodidad e inmediatez. Para cumplir sus demandas, las tiendas más pequeñas están apostando por experiencias novedosas en los propios locales de venta, yendo más allá de las simples transacciones de compra. También las PYMES tenderán a vender directamente a consumidores globales, diluyendo los límites de sus roles tradicionales y posicionándose como nuevos agentes en una competencia cada vez más feroz. Los desafíos fronterizos marcarán sin duda la industria de la moda este nuevo año. Y tanto para estos pequeños comercios como para los grandes actores, la digitalización ya no es una alternativa, sino una condición sine qua non para sobrevivir en el mercado de la moda.

Live streamers en Mercedes-Benz China Fashion Week